4359236389_7da6b11ac5_o

AT&T ya empató a Telcel en redes 4G LTE en México

AT&T ha logrado empatar a Telcel en la oferta de servicios 4G en apenas 22 meses de haber llegado a México con la compra de Iusacell en noviembre del 2014, de Nextel en enero del 2015 y con el direccionamiento de 3,000 millones de dólares al mejoramiento de las redes de comunicación de esas operadoras que en marca dejaron de existir en los teléfonos de los usuarios desde abril del 2016.

Un informe de la firma de investigación OpenSignal adelantó que AT&T logró rebasar por muy poco a Telcel en cuanto a disponibilidad de redes 4G LTE en México entre junio y agosto pasados, que hasta esos meses había venido siendo la compañía que ocupaba el liderazgo en el empuje del 4G en el país.

Para OpenSignal este hecho significa que cuando un usuario necesite de una red de comunicación, su dispositivo móvil hallará más fácilmente una red 4G de AT&T que una operada por Telcel.

Pero el resultado no puede establecer en definitiva que AT&T ya ganó a Telcel en el despliegue de coberturas de servicios de Cuarta Generación (4G), pues ambas compañías continúan junto con Telefónica con sus inversiones al respecto.

Indica, dijo Opensignal, que AT&T está apurando sus planes para despegarse de Telcel y Movistar en el rubro, y se traduce entonces como un beneficio más de la reforma del 2013 al sector para favorecer al consumidor.

La investigación de OpenSignal, en la que participaron 29,389 usuarios con 427 millones 668,954 datos analizados entre el 1 de junio y el 31 de agosto, halló quela disponibilidad de redes 4G alcanzó el 66.58% en las zonas de coberturas solicitadas por los consumidores de AT&T en el momento del análisis; del 64.91% para los de Telcel y del 51.29% para el caso de los clientes de Movistar.

La cifra contrasta en comparación con los datos del anterior periodo de pruebas de OpenSignal, cuando AT&T alcanzó una disponibilidad de redes 4G del 62.16% en febrero del 2016, mientras que Telcel tenía 64.73% de cobertura disponible promedio en el mismo lapso.

En materia de velocidad de descarga promedio general, es decir considerando las tecnologías 3G y 4G, AT&T aventajó a su competencia: 10.90 Mbps en comparación a los 4.55 Mbps promedio de Movistar y los 8.54 Mbps conseguidos por Telcel.

Telcel aventajó en la categoría de velocidad de descarga de datos en sólo 4G LTE: 23.31 Mbps, frente a los 19.27 y 15.30 de AT&T y Movistar, respectivamente.

Entendida también como retardos en el servicio, la latencia fue más significativa para los usuarios de Movistar, que tuvieron que esperar 61.28 milisegundos, por 57.79 milisegundos que esperaron los consumidores de AT&T y 49.19 que notaron los de Telcel en la muestra analizada para realizar alguna operación con su servicio.

“En redes móviles, con México vemos una continuación de las tendencias que ya habíamos identificado hace seis meses”, dijo OpenSignal en su informe.

“AT&T parece estar presentando el mayor desafío para Telcel en términos de rendimiento de la red. Telcel puede haber tenido una ventaja en la velocidad de sólo 4G, pero ya corre cabeza a cabeza con AT&T en la disponibilidad de 4G. AT&T gana la corona de la velocidad en general en la fuerza combinada de 3G y 4G. Y también registramos las velocidades 3G HSPA más rápidos en el servicio de AT&T, lo que, combinado con su impresionante rendimiento de LTE, ayudó a entregar conexiones globales promedio de 10.9 Mbps en nuestras pruebas”.

Tras los 4,375 millones de dólares que invirtió en la compra de Iusacell-Nextel-Unefon, AT&T prometió además destinar en julio del 2015 una inversión escalonada de 3,000 millones de dólares a su red de 4G LTE en México. De esta manera, planteó que su cobertura llegaría a 75 millones de potenciales consumidores en 2015 y a cerca de cien millones para después del 2016.

AT&T prometió también que configuraría una única red con sus usuarios de América del Norte, potencialmente llegando a cubrir a cerca de 400 millones de personas. Para lograr este hecho, la compañía ha ido invirtiendo en la compra de espectro que se localizan en las mismas bandas de frecuencias ya sea en México, Estados Unidos o Canadá, librándose así de una serie de escollos técnicos, por ejemplo.

“Han pasado menos de dos años desde que AT&T se precipitó debajo de la frontera de Estados Unidos con la adquisición de los operadores mexicanos Iusacell y Nextel”, agregó OpenSignal. “Y sólo ha pasado un año desde que lanzó su primera red LTE. AT&T ya está coincidiendo en contra de Telcel en muchas métricas de rendimiento 4G”.

Con información de El Economista.