un gusano que se los come los residuos plásticos

Científicos han descubierto que una oruga comercialmente criada para cebo de pesca tiene la capacidad de biodegradar el polietileno: uno de los plásticos más difíciles y más utilizados en nuestra sociedad. Las larvas del gusano de cera (Galleria mellonella) viven en la naturaleza como parásitos en las colonias de abejas pues las polillas ponen sus huevos dentro de las colmenas donde los gusanos eclosionan y crecen en la cera de abejas (de ahí su nombre).

El descubrimiento ha sido del todo casual. Uno de los científicos, Federica Bertocchini, apicultora aficionada, estaba eliminando las plagas parasitarias de los panales de sus colmenas. Colocó los gusanos temporalmente en una típica bolsa de plástico y esta quedó plagada de agujeros en cuestión de horas.

Bertocchini, del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria (CSIC), colaboró con los expertos Paolo Bombelli y Christopher Howe del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) para realizar un experimento cronometrado. Alrededor de 100 gusanos de cera fueron expuestos a una bolsa de plástico de un supermercado del Reino Unido. Los agujeros comenzaron a aparecer después tras apenas 40 minutos, y después de 12 horas la masa de plástico se había reducido 92 mg.

Los científicos afirman que la tasa de degradación es extremadamente rápida en comparación con otros descubrimientos recientes, por lo que estas orugas pueden suponer un avance importante en la gestión de residuos plásticos y en la conservación del entorno natural.

Fuente: Muy Interesante.