Encuentran antidepresivos en el cerebro de los peces de los Grandes Lagos.

Un equipo de científicos del Colegio de Artes y Ciencias de la Universidad de Búfalo (EE. UU.) ha descubierto antidepresivos humanos acumulándose en los cerebros de diversos peces comunes en la región de los Grandes Lagos. En concreto, los investigadores detectaron altas concentraciones de estos fármacos y sus restos metabolizados en el tejido cerebral de 10 especies de peces que se encuentran en el río Niágara, un conducto vital que conecta dos de los Grandes Lagos de América, el lago Erie y el lago Ontario, a través de las famosas cataratas del Niágara.

El hallazgo de los antidepresivos en la vida acuática de este río (con una cuenca de 56 kilómetros de longitud) plantea serias preocupaciones ambientales, afirma Diana Aga, líder del trabajo a la revista Environmental Science and Technology.

"Estos ingredientes activos de los antidepresivos, que están saliendo de plantas de tratamiento de aguas residuales, se están acumulando en el cerebro de los pecesEs una amenaza para la biodiversidad, y debemos estar muy preocupados", aclara Aga.

"Estos fármacos podrían afectar el comportamiento de los peces. Otros equipos de investigación han demostrado que los antidepresivos pueden afectar el comportamiento alimentario de los peces o sus instintos de supervivencia", comenta Aga.

"Si ocurren cambios como éstos en la naturaleza, en los que los peces no detectarían la presencia de depredadores a causa del efecto de los antidepresivos, por ejemplo, tienen el potencial de interrumpir el delicado equilibrio entre las especies que ayuda a mantener el ecosistema estable, comenta Randolph Singh, coautor del trabajo.

Si bien es cierto que los niveles de antidepresivos presentes en los peces analizados no representan un peligro para los seres humanos que comen pescado, no puede obviarse el riesgo que estas drogas suponen para la biodiversidad. Según los científicos hay que hacer sonar la alarma pues apenas podemos lograr a comprender cuáles podrían ser las consecuencias.

Fuente: Muy Interesante.